¡BIENVENIDO!

En este blog se comentan los 64 HEXAGRAMAS del I CHING y se comparten experiencias para divulgar su uso y facilitarlo. Les recuerdo que todos los hexagramas tienen distintos niveles de lectura, pueden señalar a distintas dimensiones de nuestras vidas, y eso depende de la índole de la pregunta que se haga. Por eso se usan analogías e imágenes en donde pueda reflejarse toda la gama de preguntas-respuestas.
Es necesario aclarar que acá o en privado no se hacen lecturas de las respuestas a tus consultas. Este no es un sitio comercial.
Si deseas compartir, comenta tu lectura en el hexagrama correspondiente y la comentaré si puedo aportar algo.
Si necesitas orientación para tu lectura busca en la página Uso del I Ching y en Recursos para las lecturas en la columna lateral.
Hay varias entradas para cada hexagrama, usa el buscador del blog en la columna lateral o entra a las páginas de arriba para encontrarlas. La página Uso del I Ching tiene artículos que pueden mejorar tus técnicas.
Todo está ordenado y a tu disposición. Bienvenido.

9 de mayo de 2017

Hexagrama 57, Sun; hacer consciencia con las líneas yin.


El 57, Sun, es un hexagrama doble; una de las esencias del I Ching.
Con la palabra esencia se quiere significar un grado de abstracción mayor que el de los demás hexagramas; un paradigma, un patrón de patrones, un modelo que nos es útil para comprender a Sun en cualquier posición que lo encontremos en los demás hexagramas. En este caso los trigramas componentes son Viento arriba y Viento abajo.

Sun, hexagrama 57, Viento bajo el Viento
Comprender este hexagrama, la sabiduría que está implícita en Viento, la sabiduría de Árbol. Árbol es la más alta jerarquía del reino vegetal. Así como Hombre lo es del animal. Hay magia en este hexagrama, magia natural.
El hexagrama 57, el signo del retorno al hogar, del retorno a casa. Retornas a casa cuando puedes hacer un cambio en la mirada.
Tal vez esto ayude a comprender al 57, cuál es el poder de Sun:
 https://youtu.be/RzRkFnLjiCY



Las dos líneas yin del signo están en el primero y en el cuarto puestos. Esas dos líneas yin que entran por abajo en los trigramas componentes son la característica de este signo.
La primera es incorrecta -una línea yin en puesto impar-; la cuarta es correcta -una línea blanda, yin, en puesto par-.
Cuando leemos los dictámenes de ambas líneas mutando, la mutación de la primera línea resulta tener un dictamen que es una advertencia, un comentario o consejo a seguir. No augura desgracia, humillación ni arrepentimiento.

Esto de la corrección de una línea con el puesto que ocupa en el signo es un arma de doble filo para la interpretación de los hexagramas y este es un caso interesante para ver cómo funciona.

Porque en la mutación de la primera línea blanda de Sun se pone en evidencia su fortaleza escondida. Y digo escondida porque el dictamen de la primera línea parece un comentario que se hace Sun a si misma en voz baja:

"Al avanzar y al retroceder es propicia la perseverancia de un guerrero."

El 57 es Sun, el Viento ¿vacilante e indeciso?, el que penetra y separa los entes entre sí para que podamos distinguirlos unos de otros y conocer a cada uno de ellos. El espacio intermedio que hace plenos a los seres. Lo que nos permite distinguir y así comprender cómo se vinculan; porque están separados, pero también son uno.
Su característica es mano de hierro en guante de seda, como dice el seis mutando en la primera línea. Porque de ser necesario, Sun apela a Chien acá abajo, en el mundo del pensamiento.

Perseverancia de un guerrero es la mano de hierro. La intención es férrea, el pensamiento lo es. 
Sun es un investigador y un investigador que no tiene intención firme abandona en las dificultades. La primera línea yin todo bien, porque la blandura de Viento es una estrategia, una manera de actuar y de pensar, arriba actuar, abajo pensar. Por eso esa línea yin en puesto impar, la primera, es la fortaleza interior de Sun, el 57. 

Cuando muta con un seis en el primer puesto se transforma en Chien abajo, Chien es metal, hierro. Intención férrea, pensamiento firme; obcecación y tozudez también puede ser. Porque Chien no tiene medida, es una cantidad única, el uno. 
Cuando muta la primera línea entramos en el hexagrama 9, un hexagrama donde la comprensión de las circunstancias es la clave; hay algo que molesta, que interfiere con el fluir de la vida y no se conoce lo que es, hay que investigar.

Hsiao Ch'u, hexagrama 9
 La Fuerza Domesticadora de lo Pequeño

Pero si la cuarta línea del 57 intenta trasladar esa reciedumbre a la acción inmediata allí es donde se equivoca. Así no actúa Sun. Una cosa es la intención férrea de la primera línea mutando de yin a yang y de yang a yin según sean las circunstancias -avanzando y retrocediendo- y otra cosa es la acción Suave de Sun afuera.

Sun obtiene lo que le interesa obtener por medio de la comprensión de los seres y sus circunstancias, no liderando ni manifestando ni aplicando Fuerza, sino comprendiendo. Luego, cuando llega el tiempo de la maduración y envejecimiento de esta cuarta línea, cuando ha comprendido todo, cuando, como dice la  cuarta línea:

Se desvanece el arrepentimiento. Durante la cacería prende uno tres clases de venado.

Entonces llega el momento de la mutación para la cuarta línea de Sun y nos enfrentamos al 44, la mujer poderosa, Ir al Encuentro de nuestra debilidad, aquello que nos hace caer se hace visible.
El Tiempo del Encuentro es poderoso, tan poderoso que al 44 se debe toda la vida que hay en este planeta.

Kou, el 44, Ir al Encuentro


Cualquier regla para la interpretación de un hexagrama se tiene que amoldar a las características generales de ese particular hexagrama que se trate.

La cuarta línea blanda del 57 es la consciencia iluminada de Sun, la línea central del trigrama Fuego. Esa línea no puede mutar de inmediato,como la primera,si es que Sun insiste en comprender, en actuar por medio de la comprensión de las circunstancias. Primero comprender, hacer consciencia. Para eso sirve Sun, para hacer consciencia. Y lo hace con sus líneas yin. Una línea entera y firme no tiene espacio para darse cuenta. Está llena de ideas y opiniones propias y firmeza de propósito que no dan cabida a nada más.
Las líneas yang sirven para ser firmes ante el destino, las yin para ser dóciles a lo que llega y aprender. Mantener una línea yin en el lugar central del trigrama fuego sólo funciona si las líneas yang que la enmarcan abajo y arriba se mantienen firmes una y otra vez hasta que "se desvanece el arrepentimiento"

Por esto esa línea muy correcta -yang en puesto yang, el tercero-, augura humillación si se ablanda.

Nueve en el tercer puesto:  Penetración reiterada. Humillación

¿Cómo se comprende ésto?, si la primera es incorrecta en esa posición y solo obtiene un comentario que es como un recordatorio y la tercera es correcta en esa posición y lleva a la humillación?

Hay correcciones e incorrecciones y no todas son iguales. Cada línea de los 64 hexagramas es un caso único y como tal debe ser estudiado. Las reglas son una ayuda,  pero no se pueden generalizar.

Sun apela a la firmeza de Chien en el primer puesto porque es necesario tener firmeza en las raíces del pensamiento y no se puede comprender si no se persigue la verdad hasta sus últimas consecuencias. Nada de verdades a medias ni de mentiras piadosas. La verdad puede golpear fuerte una vez, pero la sospecha golpea innumerables veces y nunca se acaba.En esto hay que ser inclemente, como Chien, que no se detiene por nada que no sea el 44. 

El 44 es el único hexagrama que puede detener a Chien en su eterno contar los segundos; un resbalón en su base, pies de arena, una debilidad escondida, un encuentro fugaz, un desliz, una excepción a la regla, una mutación genética.

Todo esto tiene infinidad de lecturas. Todas aparecen como destellos de consciencia, puertas que se abren para la comprensión. Se entiende que Sun sea vacilante; tantas puertas, tantos caminos para la conciencia, tantas distinciones que hacer.

Sun, el 57, busca comprender, por eso es amable. No quiere seducir, no usa su amabilidad como un arma; ahí es donde muchos se confunden con Sun, en la tercera línea. Se dejan humillar para manipular o agradar o humillan a los demás penetrando como el agua en una inundación.

Una y otra vez esa tercera línea intenta penetrar en la situación, darse a conocer y conocer y una y otra vez es humillada. Digamos que no le queda otro remedio si insiste en comprender, porque es la condición de hacer conciencia de la línea yin del cuarto puesto; que la tercera línea le brinde apoyo, firmeza de propósito manteniendo el trigrama Fuego encendido.
Si todo esto se hace con consciencia de lo que se está haciendo,  la humillación es un precio a pagar por la comprensión. Precio que ya se conoce y se está dispuesto a pagar.

Hay que comprender que se está haciendo un trabajo de investigación en lo oscuro, que esas líneas yin de Sun, el 57, son las raíces de un árbol. Porque Sun es un árbol.
Este es su ideograma, el suelo es esa línea horizontal, las raíces son las dos líneas curvas que salen hacia abajo -las dos líneas yin-,el cuerpo visible del árbol son las dos que salen hacia arriba, dos árboles y están inclinadas por el viento que sopla arriba:

Ideograma de Sun, Viento y Árbol


 La mutación de ese 9 en el tercer puesto del 57 lleva al hexagrama 59, La Disolución:

Huan, 59, La Disolución
Viento sobre el río

Sudestada sobre el Río de la Plata, ciudad de Buenos Aires
Nadie puede ver el Viento que agita el Agua del río pero todos podemos ver sus efectos.
Comprendemos lo invisible por medio de lo visible, la causa por su efecto. El tiempo y el espacio por el ser que está hoy en el mundo.

No es Agua la que logra la comprensión entre los hombres que conviven, se aman y se odian. Agua solo los mantiene unidos por más alejados que estén entre si. La comprensión la logra Sun, Viento, las raíces de Árbol, sus líneas yin. Lo que los separa, lo que los distingue, lo que disuelve los malos entendidos y los miedos entre tu, yo y nosotros. La perseverancia de su primera línea y la consciencia iluminada de su cuarta línea.

Si no se comprende y acepta que somos iguales y distintos, que ésa es una más de tantas paradojas que desafían a nuestra razón, nos seguiremos lastimando y matando unos a otros. Obedeciendo como rebaño a los Señores de la Guerra y de la Empresa que sacan provecho de nuestras heridas, nuestra muerte, nuestro miedo y nuestro odio.
Sun tiene mucho que hacer, un trabajo enorme. De hecho, está en el pensamiento del hexagrama 18, El Trabajo en lo Echado a Perder.

Ku, el 18
Sun abajo, investigando en la base de Montaña, escarbando con sus raíces.
Va murmurando, "Al avanzar y al retroceder hace falta la perseverancia de un guerrero"


Todos gotas del mismo mar, todos fractales de fractales actuando juntos, y todos distintos y únicos.
Juntos, pero no revueltos. Eso afirma el par volcado del 59; el hexagrama 60, La Limitación.



Este vídeo muestra lo que acabo de describir, cómo funciona el patrón de este hexagrama en las dos líneas yin del primer y cuarto puestos y el porqué de la necesidad de insistir, a pesar de la humillación, del tercer puesto:

https://youtu.be/uuLLmgHBW-4