Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

I Ching: los hexagramas 1 y 2 como referentes para la interpretación

Imagen
Cuando interpretamos las respuestas a nuestras consultas, la mayor parte de las veces se nos aparecen líneas mutantes. Estas líneas son las que muestran el lugar donde se enciende la luz verde de la mutación, es donde la cosa se está transformando.


Descontando que leeremos el texto de las líneas y los respectivos comentarios e interpretaciones de los traductores y de la tradición, en ocasiones aún nos falta trecho a andar para apercibirnos de cómo esa línea o líneas se corresponden a la cuestión de nuestra consulta.

Hay varios caminos para reflexionar sobre estas líneas mutantes, uno de ellos es referirlas a la correspondiente línea del hexagrama 1 o del hexagrama 2, ya que ellas son el origen de todas las líneas de los 62 hexagramas restantes.
Digamos que es como si el "clima" de cada línea de Lo Creativo y de Lo Receptivo subyaciera oculto al interior de todas las líneas de los otros hexagramas.

Procederé a comentar un ejemplo para que se comprenda cómo usar este auxiliar…

Los hexagramas 60 y 61. Descubriendo el verdadero yo.

Imagen
En términos prácticos, tenemos un solo verdadero Bien, que es descubrir el verdadero yo. Eso es todo
Kitaro Nishida


Tan simple como eso. ¿Será igualmente así de fácil?
Ven que no se trata de construir el yo, sino de descubrirlo. Es decir que el yo es preexistente y está oculto.
¿Qué o quién oculta el yo? ¿Cómo fue que aquel yo con el que hemos nacido ha resultado oculto a nuestra propia consciencia?


El hexagrama 61 habla de La Verdad Interior, del verdadero yo preexistente, innato.  El hexagrama 60, La Restricción, habla de haber logrado éxito en la construcción del ser social.

Y no son contradictorios, el ser social y el verdadero yo pueden convivir en paz y armonía. Pero para descubrir el verdadero yo hay que haber construido y luego desmontado ese ser social que lo oculta a nuestra consciencia.
Lo oculta porque el primer ser social que construimos es, en la mayoría de los casos, ficticio. Es decir, resultado de los mandatos que absorbimos de niños y adolescentes; en la familia, la e…