Chuang-Tzu y Confucio, para distinguir la diferencia. Tercera Parte


No es exagerado afirmar que todo lo que llamamos "cordura" no es sino "empacar para los ladrones"; y lo que llamamos "virtud", acumular botines para los malhechores.- --Chuang-Tzu--


Con esta entrada terminamos con la selección de textos de Chuang Tzu que Octavio Paz tituló El Moralista en referencia a Confucio. Son los que mejor muestran la diferencia entre el pensamiento del Taoísmo y el Confucianismo. Lo muestra con las palabras de un taoísta contemporáneo a Confucio y eso tiene un gran valor. No es lo que dice un erudito que dice otro erudito que dice otro erudito y todo termina siendo tergiversado y ya no sabemos cuál es la diferencia porque se ha borrado con tanto neo-confucianismo y neo-taoísmo que anda por ahí.
Recurrir a las raíces simplifica mucho las cosas, uno va a la fuente y así saca el agua más limpia. Digamos que así uno se sirve de sus propios medios para distinguir la diferencia. Nada mejor que pensar por uno mismo.


El moralista
(continuación)

Los cerrojos y los ladrones
(4)

Para protegernos de los malhechores que abren las arcas, escudriñan los cajones y hacen saltar las cerraduras de los cofres, la gente acostumbra reforzar con toda clase de nudos y cerrojos los muebles que guardan sus bienes. El mundo aprueba estas precauciones, que le parecen muestra de cordura.
Pero de pronto se presentan unos ladrones. Si lo son realmente, en un abrir y cerrar de ojos desatarán los nudos, abrirán los cerrojos y, si es necesario, cargarán con las cajas sirviéndose para ello de las cuerdas, candados y nudos de que están provistas. En verdad, los propietarios ahorran a los ladrones el trabajo de empacar los objetos.

Estos son ladrones muy bien educados que gustan de los entornos de categoría para su trabajo.
Ni un papel en el suelo, un vehículo impecable, las partes ordenadas. Todo muy limpio, da gusto que te roben así.

No es exagerado afirmar que todo lo que llamamos "cordura" no es sino "empacar para los ladrones"; y lo que llamamos "virtud", acumular botines para los malhechores. ¿Por qué digo esto? A lo largo y a lo ancho del país de Chi (un territorio tan poblado que el mero cacareo de los gallos y el ladrido de los perros en un pueblo se oye en el de junto), entre pescadores, campesinos, cazadores y artesanos, en santuarios, cementerios, prefecturas y palacios, en ciudades, poblados, distritos, barrios, calles y casas particulares...en fin, en todo el reino, veneradas por todos sus habitantes, imperaban las leyes de los Reyes Antiguos.. Sin embargo, en menos de veinticuatro horas Tien-Ch'eng Tzu asesinó al príncipe de Chi y se apoderó de su reino. Y no sólo de su reino, también de las leyes y artes de gobierno de los sabios de antaño, que habían inspirado a los soberanos legítimos de Chi. Es verdad que la historia llama a  Tien-Ch'eng Tzu usurpador y asesino; pero mientras vivió fue respetado como el virtuoso Tseng y el benévolo Shun.Los pequeños reinos no se atrevieron a criticarlo, ni los grandes a castigarlo. Durante doce generaciones sus descendientes conservaron entre sus manos las tierras de Chi...
. . .

Acá no puedo resistir al impulso de hacer un comentario; esto que estoy pensando es demasiado para mí.
Este fragmento de Chuang-Tzu me recuerda el cambio de bastón entre el Inka y el Rey de España.
La ley Inka era muy simple en bien de su utilidad, tan simple que no tenía escapatoria. Era un solo mandato con tres sentencias. No robes, no mientas, no seas perezoso. "Ama Suwa, Ama Llulla y Ama Q'ella".
Al igual que el I Ching solo tiene 64 hexagramas en bien de su utilidad, porque es posible seguir agregando trigramas sobre trigramas y convertirlo en inutilizable por su complejidad.
Tan fácil fue la conquista del Imperio Inka como la del reino de Chi. Este imperio también fue "acumular botines para los malhechores" de allende los mares y ningún reino pequeño ni grande ni en el cielo ni en la tierra los criticó ni los castigó, más bien que todos se dedicaron a hacerle la competencia a España y a ver quién lo hacía mejor por las mismas latitudes o por otras.

Este dibujo de Felipe Guaman Poma de Ayala muestra el momento en que el Malhechor ve el botín que cubría a Atahualpa Inka. Tanto oro plata y piedras preciosas cubrían al Inka y estos malhechores cubiertos de hierro oxidado, habituados al saqueo y la rapiña de moros y judíos en su propia tierra y financiados por la corona española que les aseguraba un jugoso porcentaje del botín. También su iglesia les aseguraba que todos sus pecados serían perdonados por anticipado -la indulgencia plenaria que inventaron para las cruzadas-,  porque con ellos iba el dios verdadero. Acá es cuando la muralla cae nuevamente al foso en el hexagrama 11 línea 6, se desata la Conquista del hexagrama 26 y el Malhechor cubierto de hierro tiene ante sus ojos su propia versión del Camino al Cielo en la Tierra de su línea 6.  Y todo por "acumular botines para los malhechores", dice Chuang-Tzu
Unos docientos años después de la Conquista, Tupac Amaru II lideró un levantamiento indígena en lo que ahora es Perú; docientos años necesitó esta gente para poder volverse en contra de esa ley. Porque el Rey español remplazó al Inka, se apoderó del botín "y no sólo de su reino, también de las leyes y artes de gobierno de los sabios de antaño" del imperio Inka y todo siguió siendo no robes al Rey español, no mientas al Rey español y no seas perezoso y trabaja para tu Rey español durante otros docientos años más, ya que el levantamiento fracasó y a Tupac Amaru II lo ejecutaron los españoles de forma muy descuidada y torpe.
Ama Suwa, Ama Llulla y Ama Q'ella era una ley muy sabia y muy buena, pero en el mundo también existen los malhechores.que en un abrir y cerrar de ojos se instalan en el poder y no sabes cómo -también en un abrir y cerrar de ojos- todos terminamos esclavizados por la misma ley que nos hizo libres en comunidad.

También me recuerda a tantos golpes de estado y gobiernos militares de facto que he vivido. La misma ley te hace libre y te hace esclavo, todo depende de quién es el que está gobernando el imperio, si el Inka o el Malhechor, porque todos estamos acostumbrados a obedecer la ley y a la ley la escriben y la interpretan a su gusto los que gobiernan.
De allí el interés de Confucio por aleccionar a emperadores reyes y príncipes para hacerlos virtuosos y su queja al no conseguirlo y el interés de Lao Tzu y Chuang-Tzu por que no exista gobierno ni ley y así evitar al ineludible Tirano que acompaña a todo gobierno y a toda ley.
Los malhechores existen y es tonto cerrar los ojos a su existencia, es mejor no "empacar para los ladrones" ni "acumular botines para los malhechores" dice Chuang-Tzu. Mejor es usar la vida para vivir tu propia vida y no entrometerte en la de los demás. Usar tu propio Pozo.
La reflexión sobre la virtud, la ley y el gobierno es muy antigua y al respecto Taoísmo y Confucianismo están en total desacuerdo.
El buen gobierno se compensa con el Tirano porque el mundo es yang y es yin y el equilibrio total del sistema nunca se pierde. Lo comprobamos al sumar las líneas yin y las líneas yang de los 64 hexagramas y confirmar que su cantidad es la misma. Una imagen solo existe en el claroscuro. No hay gobierno, no hay tirano. No hay imagen porque no hay claroscuro.

Luces y sombras hacen una imagen

Muerto el perro se acaba la rabia, es simple. Nadie puede robar un botín si no existe un botín. Así te evitas el trabajo de acumular el botín y de sufrir a los malhechores luego. Dicho a la inversa, porque hay botín es que hay malhechor; donde hay petróleo hay guerra o se vive una paz imposible como la de 11.6.
Europa acumuló el botín y todos se abalanzan hacia Europa, como antes los europeos se abalanzaron sobre América, África y Asia.
Yin-Yang que se balancea de forma descontrolada por inmiscuirnos en la vida de los demás.

Chuang-Tzu dice que la culpa de todo esto es del Emperador Amarillo, que fue el primer entremetido que habló de virtud y benevolencia; nombrar al bien atrae el mal, mejor no nombrar a ninguno de los dos, no comparar, no juzgar ni establecer categorías entre los hombres. El taoísmo es amoral y por eso incluye a todos, sin categorías. No hay claroscuro, no hay imagen. Hay vacuidad.
Hexagrama 22.6, blanco adorno muta al 36 cuya línea 6 muestra la caída del Tirano que te esclaviza. Porque blanco adorno es vacuidad y tu riqueza es interior en el 36. Si es interior no hay malhechor que te la pueda quitar. Aunque te apresen y encadenen nadie se puede apropiar de la riqueza interior de una persona.
Eso es lo que muestra la historia del rey Wen y el Duque de Chi en el hexagrama 36. Y también la de Mandela y la de Ghandi y tantos otros. Nadie puede con uno si la riqueza es interior y aunque uno esté preso y pobre es más libre y rico que el carcelero que es un esclavo del Tirano.

A esta altura ya vamos viendo que Chuang-Tzu es mucho más que la historia de la mariposa y el Taoísmo mucho más que fluir con el Tao. Porque fluir con el Tao trae consecuencias en nuestra vida de todos los días en las que es necesario reflexionar. Y no son sólo consecuencias personales -como veremos en el próximo fragmento-; también son sociales, son económicas y son políticas.
Chuang-Tzu es un filósofo político; y Confucio también lo es.


La tortuga sagrada
(5 y última)

Chuang Tzu paseaba por las orillas del río Pu. El rey de Chou envió a dos altos funcionarios con la misión de proponerle el cargo de Primer Ministro. La caña entre las manos y los ojos fijos en el sedal, Chuang Tzu respondió "Me han dicho que en Chou veneran una tortuga sagrada, que murió hace tres mil años. Los reyes conservan sus restos en el altar familiar, en una caja cubierta con un  paño. Si el día que pescaron a la tortuga le hubiesen dado la posibilidad de elegir entre morir y ver sus huesos adorados por siglos o seguir viviendo con la cola enterrada en el lodo, ¿qué habría escogido?" Los funcionarios repusieron: "Vivir con la cola en el lodo". "Pues esa es mi respuesta, prefiero que me dejen aquí, con la cola en el lodo, pero vivo."



Octavio Paz

Chuang-Tzu


. . .

Para encontrar las anteriores entradas de la serie use las etiquetas de abajo


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hexagrama 55, una lectura de su sexta línea.

Hexagrama 53, Chien, La Evolución (y algunas reflexiones sobre la línea tres)

Hexagrama 63, para su tercera línea

El hexagrama 64, Wei Chi, Antes de la Consumación.

Hexagrama 18, Ku, el trabajo en lo echado a perder