I Ching, los hexagramas opuestos complementarios

Esta entrada es un comentario sobre una característica de los 64 hexagramas que se evidencia cuando los miramos en su conjunto.

El conjunto de los 64 hexagramas
Cuando digo los pares yin-yang me estoy refiriendo a los pares de hexagramas que son opuestos complementarios uno del otro.

¿Cómo es esto de opuestos complementarios?
Si usamos la misma idea de las monedas que usamos para consultar el I Ching, donde una cara se asigna al yin y la otra al yang, estos pares de hexagramas opuestos complementarios nos muestran 32 monedas  con una cara yin y otra yang.  Es una manera de mirar los 64 que dice muchas cosas. Son 32 monedas. Cada una de las 32 monedas junta las líneas de los hexagramas 1 y 2 en distintas posiciones, 6 partidas y 6 enteras.:

1
2
Empezando por el par de los hexagramas 1-2 y terminando con el par de los hexagramas 63-64.


63
64

Estos pares se complementan uno al otro, línea a línea. El primero hace lo que el segundo no puede hacer y el segundo hace lo que el primero no puede hacer.

Es interesante ordenar estos pares opuestos complementarios porque nuestra percepción está acostumbrada a percibir el mundo por sus contrastes, esa cuestión nuestra de comparar alto-bajo, lindo-feo no es más que un cambio gradual que percibimos por su contraste, por su comparación.

Pero acá -en los pares yin-yang- hablamos de opuestos; es decir, que nos vamos -conceptualmente porque no existen en este mundo- a las antípodas conceptuales. Luz-oscuridad son antípodas, los extremos de los opuestos.
Son opuestos y complementarios porque en este lugar donde vivimos lo que existe es una mezcla  de esos opuestos, ya que si existieran los opuestos sin complemento tal como luz u oscuridad, no podríamos ver absolutamente nada. Nada se ve en la luz total y nada se ve en la oscuridad total. Cuando la luz es muy tenue decimos "acá está oscuro, enciendan una luz".
Lo que también nos dice que , en nuestro mundo y en verdad , no son opuestos y nada más, son complementarios también. Lo que sucede es que uno es la ausencia del otro; el polo negativo es la ausencia de lo que el positivo tiene y el positivo la ausencia de lo que el negativo tiene.
Como no podemos ver uno sin el otro, la manera que tenemos para referirnos a los opuestos complementarios es decir que son las dos caras de la misma moneda. Porque no podemos ver ambas caras de una moneda al unísono.
Son trucos del lenguaje, analogías, que usamos para referirnos en pocas palabras a lo que puede llevar varias páginas de explicaciones de físicos, neurólogos, filósofos o teólogos. Y usamos esta analogía de "las dos caras de la misma moneda"  olvidando que es una analogía cómoda para decir algo que no existe en este mundo donde vivimos. Existe oscuridad total bajo tierra y por eso bajamos con una luz, existe luz total en el sol o en un arco voltaico y por eso usamos anteojos muy oscuros y gruesos cuando miramos esa luz.
Esto está muy bien dicho en el taijitu, porque este signo muestra cómo es el mundo donde vivimos, el mundo de los opuestos complementarios en su mezcla:



Necesito hacer esta introducción para referirme a cómo usar los pares opuestos complementarios para meditar y contemplar los 64 hexagramas cuando los intentamos comprender en su conjunto, porque es un recurso valioso si lo hacemos con esta introducción en mente.

Supongamos que dibujamos un par de opuestos complementarios yin-yang -las dos caras de la misma moneda- como el hexagrama 3 y el hexagrama 50.

Hexagrama 3, Las Dificultades del Comienzo, Trueno y Agua
Hexagrama 50, El Caldero, Árbol y Fuego
El nombre del hexagrama 50 no ayuda mucho para comprender el 3, pero cuando empezamos por el 3 que llamamos "las dificultades de todo comienzo" eso sí nos ayuda a comprender El Caldero, el 50. Nos está diciendo que en el 50, El Caldero, de comienzos no hay nada y de dificultad, tampoco. Dicho de otra manera, que el 50 hace mucho tiempo que ha comenzado y que lo que tiene le permite hacer todo con facilidad.
Entonces podemos entender mejor de qué se trata en el 3, de lo inmaduro del 3, de lo caótico del 3. Y entender el desastre -por infravalorar y complicar lo que es fácil-, de algunas líneas del 50. Y también el desastre por falta de ayudantes o por rechazar la ayuda ni buscarla y la falta de experiencia de algunas líneas del 3.
Otra cuestión que podemos ver al contemplar ambos signos juntos es que el 3 es más oscuro que el 50. El tres tiene poca luz, dos líneas yang para cuatro yin, en cambio el 50 tiene cuatro yang para dos yin. Aún más, las líneas yin del 50 son líneas favorables porque están bien iluminadas por las yang, en cambio las yin del 3 no lo son, porque la luz es escasa.
Al compararlos también se puede ver cuán movedizo es el 3 con su trueno y su agua y cuán estable es el 50 con su madera ardiendo en el hogar ancestral. Son opuestos complementarios y hasta cierto punto es como que el 3 es el origen de todo 50; como que todo Caldero comenzó siendo un caos de inestabilidad e inexperiencia durante las dificultades de su comienzo. En el 3 no hay de quién aprender, no hay precedentes, no hay experiencia, todo es ensayo, investigación desprejuiciada y arriesgada.
El 50 está completo a rebalsar de precedentes, de experiencias, de sabiduría, de tiempo de elaboración. Y también de prejuicios que conducen a errores de juicio, porque la abundancia de cualquier índole también tiene sus errores y sus problemas. El prejuicio es característico de lo que lleva mucho tiempo cocinándose con todo tipo de ingredientes y El Caldero cada tanto necesita ser vaciado y limpiado para una nueva elaboración -un cambio de paradigma- como dice la línea yin blanda de su primer puesto.
Mantener el hogar de Vesta, el fuego de la civilización, el fuego que aprendimos a domar y utilizar, es un trabajo que requiere renovación periódica para que no se ahogue con sus propias cenizas.


Este ejercicio es sólo un caso y su tratamiento es un pequeño comentario que se puede seguir profundizando; hay 31 casos más de opuestos complementarios en el conjunto de los 64 hexagramas.

Lo propongo como ejercicio para aquellos que gustan de meditar contemplando los hexagramas, que los pensamientos corran como un río y nunca se detengan, como quien mira el tráfico de los barcos por un río. Un discurrir de imágenes y pensamientos que aparecen y desaparecen sin que les prestemos mayor atención.
Parece que esto que propongo no es estudiar el I Ching, pero sí lo es. Porque es así como se logran las lecturas y las interpretaciones.

. . .

Sandalo entró en los comentarios, abajo. Entre otras cosas muy interesantes que aportó y recomiendo que lean,  hay algo que quiero destacar porque dice muy bien y en pocas palabras cómo se usa el opuesto-complementario en una lectura; dice así:

"Esto es ahora" se complementa perfectamente con "Esto no es ahora".

El hexagrama-respuesta es "Esto es ahora", su opuesto-complementario es "Esto no es ahora"
Eso es de gran ayuda para nuestra mente que necesita el contraste para poder percibir e identificar a ambos.




Comentarios

  1. Ciertamente reflexionar sobre los hexagramas contrarios-complementarios es un ejercicio que arroja mucha luz sobre cómo funciona el I Ching y también sobre las propias respuestas. "Esto es ahora" se complementa perfectamente con "Esto no es ahora". Incluso cuando se obtiene una respuesta que parece confusa acudir al hexagrama contrario puede clarificar lo que te está diciendo. Yo me topo constantemente con los hexagramas 17 y 18 que son contrarios entre sí, el Seguimiento y el Trabajo en lo echado a perder, adaptarse dócilmente a lo que está sucediendo o enmendar los esquemas adquiridos con los que se viaja por la vida. El 17 insta a aceptar lo que sucede y el 18 a que modifiques pautas heredadas que obstaculizan el fluir con el sentido.

    El 3 y el 50, de los que hablas, son también hexagramas alquímicos. En el inicio de la alquimia está la confusión y el caos, todos los elementos están mezclados y el primer proceso alquímico trata de purificarlos, identificarlos. No es tarea sencilla porque la transformación que se busca no es la transformación de la materia sino la transformación del alma. El proceso final se da en el horno alquímico, en el atanor, en ese caldero del que habla el I Ching y que a menudo aparece como un mensaje hermético y difícil de entender. El horno alquímico es el propio hombre cocinándose a sí mismo, transformándose a sí mismo. El caldero es el lab-oratorio (lab del hebreo Leb, corazón).

    Gracias Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Sandalo. Claro que sí, por eso en el 50 está el trigrama Chien y en el 3 el trigrama Kun, en ambos en el nuclear inferior. La madre pone la materia prima y el padre pone el diseño, el molde, lo pre-figurado en el caos de la materia. También me recuerda a eso de "Dios crea desde el Caos y la Oscuridad" que es algo muy parecido al concepto de La Puerta del Tao.
      Y entonces 50.1 es vaciar el molde, el primer paso para dar la forma según el modelo. Porque también hay una tradición de los herreros, de los que trabajan con los metales, en especial con el hierro para hacer espadas. No cualquier hierro, hierro caído del cielo, hierro meteórico. Son tradiciones muy antiguas que están acá incluidas, en el 50. Porque cuando mutan todas las líneas del 3 aparece el 50 y cuando mutan todas las del 50 aparece el 3.
      También he reparado en lo del 17-18, es muy interesante ese caso, son opuestos complementarios y también son el que se pone cabeza abajo, el volcado, el invertido uno del otro. Los dos tienen igual cantidad de líneas yin y yang, tres y tres.
      Bueno, hay para seguir toda la noche. Hay una constante, los trigramas masculinos del hexagrama impar se convierten en trigramas femeninos en el hexagrama par y a la inversa y se corresponden con el orden del nacimiento de los hijos. Si es Trueno pasa a ser Viento, si es Agua pasa a ser Fuego, si es Lago pasa a ser Montaña. Esto es una perogrullada, pero evidencia una lógica matemática perfecta.
      Cuanto más miramos contemplando los barcos circulando por el río, más vemos. Y no hace falta ningún texto que te lo diga, lo encuentras así.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Gracias Marta! Tu mirada y argumentos son las alas que me acercan cada vez más a la contemplación de los hexagramas ....con una visión más holistica que individual!
    Ahora observó los hexagramas en su conjunto y sinceramente se abre una nueva percepción que me acerca mucho más a un entendimiento fértil! Te llevo en el corazón Querida Amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lili, siii, es como que uno desaparece en la contemplación y todo sucede sin nuestra intervención. Por eso es como una meditación, es una técnica similar a la de la meditación. Uno está afuera y mira como se forman los pensamientos y como pasan uno tras otro. Uno no interfiere con su mente, la deja hacer. Es un instrumento que está haciendo su trabajo y uno es el que observa y comenta los resultados de ese trabajo. Para eso está si la dejamos trabajar en paz.
      Un abrazo grande

      Eliminar
    2. Esta visión de los hexagramas como opuestos complementarios me recuerda al ejercicio de comprensión que hacemos en astrología con los planetas y los signos, se agrupan por pares para facilitar la lectura. Llevo algún tiempo asociando los hexagramas con los tránsitos planetarios de la época y/o con los arcanos mayores del tarot y encuentro un correlato, un mismo mensaje. Como siempre gracias por tu guía, fundamental para los seguidores del Sabio. Cariños

      Eliminar
    3. Hola Sandra, gracias por comentar. Es verdad lo que dices, también estudio Astrología, de la nuestra. La encontré o mejor dicho, ella me encontró, hace 9 años y sigo porque no tiene fin igual que el I Ching.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Gracias por ésta entrada! Abrazo!
    Berna

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

No se aceptan comentarios anónimos ni aquellos que no se correspondan al tema de la entrada. Este espacio de comentarios es para compartir las lecturas, no para utilizarlo como consultorio personal. Está activado el moderador de comentarios por lo que será publicado luego de que yo lo lea. Activen el comando "Avisarme"del formulario de comentarios para que les llegue su publicación y mi respuesta. Gracias por participar con nosotros.

Entradas populares de este blog

Hexagrama 55, una lectura de su sexta línea.

Hexagrama 53, Chien, La Evolución (y algunas reflexiones sobre la línea tres)

Hexagrama 63, para su tercera línea

El hexagrama 64, Wei Chi, Antes de la Consumación.

Hexagrama 18, Ku, el trabajo en lo echado a perder